Progresión Martingala

Se parte de una cantidad inicial, en donde luego esa cantidad se multiplica por dos o se dobla después de una pérdida, y se vuelve a la apuesta inicial después de una ganada.

Se ganara una unidad cada vez que se gane, siempre y cuando se tenga suficiente dinero o capital y no exceder la apuesta máxima del Casino. Cuando se alcanza la apuesta máxima comienza a haber pérdidas; esta técnica es utilizada para las apuestas exteriores.

Existen muchas variaciones de esta progresión, y puede ser combinada con otros métodos. Algunos individuos adicionan una o más unidades a cada apuesta doblada; otros utilizan la inversa de la martingala, doblando la apuesta después de una ganancia y retroceder a la apuesta inicial después de una perdida.

En esta cuestión cada jugador decide cuando parar la serie, por ejemplo: después de cuatro o cinco aciertos consecutivos, volver a la apuesta inicial. Otra variación sería la de dividir una apuesta alta por dos y luego recuperar una por una.

Según el diccionario de la real academia española, la palabra “martingala” proviene del francés martingale. El significado de uso más corriente es la de artimaña o artificio para ganar.

Por lo tanto, este sistema no tiene nada de astuto ni de artificio, porque a la larga el jugador se encuentra con una mala racha que no sólo le hará perder lo ganado sino también el dinero con el cual llegó al Casino y tal vez más. Basta una sola mala racha para que el sistema se caiga y cause pérdidas desastrosas.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *